democratizaciónLong TailManifiesto Cluetrainnuevas tecnologías
Home » Comunicación

Cambiando paradigmas

12 noviembre 2009 1 views 17 Comments

Después de la lectura de “El Manifiesto Cluetrain” y “La Economía del Long Tail” (los dos últimos libros seleccionados en el “The Monday Reading Club“) he tomado conciencia de la necesidad de reaprendizaje o, parafraseando a Hipatia en la gran película Ágora, de la necesidad de mirar las cosas con otros ojos, sobretodo por parte de las empresas.

eneas 300x266 Cambiando paradigmas

El motivo no es otro que entender, los cambios que se están produciendo en nuestro día a día, gracias a las nuevas tecnologías.

Por un lado aparecen sectores en los que las barreras de entrada prácticamente han desaparecido, por lo que entrar y ofrecer una gran variedad de productos no supone un gran esfuerzo. Y por otro, las conversaciones entre las personas cada vez son más amplias, naturales y sin fronteras, lo que nos da una mayor capacidad de interacción, decisión, comparativa… la información fluye de un lado a otro con facilidad y libertad.

Lo que quiero decir con esto es que como sociedad y consumidores estamos madurando, llegando a una especie de “adolescencia” sí se me permite la comparativa. Ya no confiamos plenamente en las marcas. Ahora buscamos y encontramos los puntos de vista de nuestros iguales e incluso les llegamos a dar más valor, de ahí, que nos guste que las marcas o empresas sean sinceras, transparentes y cercanas. Estamos hartos de pedestales.

Y no sólo eso, además nos gusta que como individuos, se nos trate de forma personalizada a cada uno de nosotros, por eso buscamos productos que satisfagan nuestra necesidad de distinción, exclusividad y se adapten al máximo posible a nuestra personalidad. En definitiva, queremos poder escoger entre infinitas posibilidades encontrar aquello que realmente nos encaja o incluso poder crear productos a nuestra medida.

Pero claro, como en todo proceso, no todo es tan evidente e inmediato, así que continuando con mi comparativa, tengo la sensación de que algunas marcas o empresas, siguen resisitiéndose a ver el proceso de maduración, siguen sin ver la evolución que se está produciendo, hasta que llegue el día en el que no tendrán más remedio que adaptarse al nuevo paradigma habiendo perdido un tiempo precioso.

Es cierto, que un cambio de este estilo en cualquier empresa, supone un replanteamiento brutal de su estructura! pero, ¿por qué esperar?

La democratización ha llegado!

Fotografía: Eneas

Enlace permanente: http://bit.ly/bJkanO

17 Comments »

  • Mau Santambrosio said:

    Hola María Jesús,
    ya veo cual era el plug-in de tag cloud que te tenía flipando! je je

    Me gusta el post, y lo que dices es completamente cierto, pero por dar por saco voy a meter mi cuchara ¿puedo?. Hay un sólo asunto en el que no estoy del todo de acuerdo:

    Verás, no me tomes muy en serio porque es viernes por la noche y el día ha sido muy muy raro, pero yo ultimamente vengo pensando que la gente, en realidad no ha cambiado. O ha cambiado muy poco. A mis padres tampoco le gustaban las grandes corporaciones monopólicas, ni su frialdad de trato, ni la falta de opciones para elegir. Tampoco se conformaban con las marcas y las idolatraban como nos han hecho creer que lo hacían. Yo creo que tenemos una visión de la sociedad de consumo de hace 40 años completamente mediatizada y prejuiciosa. No creo que nuestros padres o abuelos hayan sido más encandilados por las marcas, de lo que lo son los chavales de hoy. Si me permiten ir a contracorriente (hoy estoy así), voy a poner en duda eso de que ahora estamos ante “el consumidor inteligente”: yo creo que mi abuela, en el mercado, era mucho más lista de lo que soy yo. Que mi abuela sí que pensaba qué compraba y qué no compraba, mientras que yo voy paseando mi tarjeta de crédito, guiado mucho más por las emociones que por la razón. De otra manera, no se explicaría el desarrollo que ha tenido el comercio desde que mi abuela era la encargada de hacer las compras hasta hoy. De consumidores inteligentes, nada, perdonadme. Esto dá para un largo e interesante debate.

    La diferencia, ahora, es una cuestión de acceso. Mi abuela tenía que conformarse con lo que había: donde hacía la compra no era “un mercado”, era “el mercado” y no había otra. Si no te gustaba el frutero o te aguantabas o no comías fruta. A mis padres tampoco les gustaba la única compañía telefónica, ni la única compañía aérea, pero había que tener teléfono y no podían ir a todo sitio por tierra.

    Por eso cuando leo que el consumidor ha evolucionado, lo que pienso es, “y una leche, el consumidor es el mismo (o peor). Lo que ha cambiado es que ahora exige cosas que antes no exigia”. ¿Y por qué?. Pues porque ahora puede.

    Un abrazo enorme, y espero que no te moleste que haya escrito un comentario casi más largo que el post :P

  • Maria Jesus Alonso (author) said:

    Muchas gracias por el comentario y por supuesto que no me molesta que escribas, al contrario! me encantaría que continuaras ;)

    Siguiendo tu exposición y concretando en el concepto de “consumidor inteligente”, lo veo así. Hasta ahora tu podías estar de acuerdo o no con una marca, te podían gustar o no sus productos, pero te tenias que “tragar” su mensaje sin poder cuestionarlo demasiado ya que tu capacidad de alcance no llegaba demasiado lejos, por lo menos para la gran mayoría.

    Ahora, pasan cosas como que telefónica hace un anuncio “estupendo” y en 5 minutos internet está lleno de críticas por su plagio a otras creaciones ya existentes. Esto antes era impensable!

    Es decir, no es que el consumidor en sí mismo sea más o menos inteligente que antes, simplemente que puede recibir más información y puntos de vista de otros consumidores, lo que hace que a la hora de tomar una decisión tenga más información de más personas.

    En cuanto a la idea de que antes se pensaba más en lo que se compraba y en lo que no, creo que la situación económica es diferente. Antes, en la época de mi abuela, las limitaciones económicas eran enormes y con el presupuesto de una persona de ahora tenían que comer cuatro, con lo que la capacidad de escoger o demandar cosas nuevas estaba limitada, vamos que estábamos un poco más abajo en la pirámide de Maslow que ahora.

    Resumiendo, que también me he enrollado un poco, creo que el concepto “consumidor inteligente” viene de la mano del concepto inteligencia colectiva.

    Un abrazo y muchas gracias de nuevo por tu participación :)

  • Mau Santambrosio said:

    Hola, me gusta mucho lo de que el concepto “consumidor inteligente” viene de la mano del concepto inteligencia colectiva.

    Es verdad que ahora el consumidor tiene más información, pero también tiene más ruido.

    Desde luego, como consumidores, hemos ascendido en la pirámide de Maslow (aunque no sé si es una buena noticia). Porque, de hecho, los tres niveles superiores de la pirámide, mi abuela no lo resolvia comprando. No necesitaba gastar dinero para satisfacer necesidades sociales, de estima y de autorrealización. Aunque es verdad que el dinero le alcanzaba justo para las fisiológicas. Pero no tenía éstas necesidades insatisfechas.

    Por lo demás estamos de acuerdo en todo, salvo que para mí, insito, todo esto no es una virtud del consumidor, sino de los recursos que ahora tiene a su alcance. Todo esto no ocurre porque el consumidor haya cambiado, ocurre porque ahora puede ocurrir. Porque ahora el consumidor puede exigir lo antes no podia (pero sí quería).
    Quizás es una mera cuestión semántica (no lo sé), pero creo que es importante, porque si algo ha cambiado en el consumidor en los últimos 50 años, es que nos hemos ido convertiendo cada vez más en compradores pasionales/emotivos y menos racionales.

    Lo de la inteligencia colectiva me encanta, pero quizás habría que buscarle otro nombre, porque llamarle inteligencia igual es demasiado generoso.

  • Mau Santambrosio said:

    No me hagas mucho caso, te estoy picando porque me gusta debatir con gente inteligente!

  • Maria Jesus Alonso (author) said:

    Qué bien me lo estoy pasando!!

    Creo que tienes razón, el consumidor ya tenía estas necesidades antes, sólo que ahora puede cubrirlas.

    Entonces, crees que una minúscula parte de la aparición de estos nuevos recursos nace para cubrir estas necesidades o crees que los usuarios han encontrado un nuevo uso a los recursos aparecidos?

    Me da la sensación que ahora es a mí a quién se le ha ido un poco! :D

  • Mertxe said:

    Me da a mi que en el fondo ambos estáis hablando de lo mismo, pero poniendo la atención en diferentes puntos. En un mercado diferente, el consumidor ha de ser diferente venga eso del hecho de que es “más racional/pensador/inteligente” o del simple hecho de que hay más opciones.

    En cualquier caso, esas opciones nuevas (sobre todo la información rápida que ahora tenemos) posibilita nuevos comportamientos que antes eran impensables (ya que no había los medios). También es verdad que no en todas las persona por igual.

    Pero para esos “diferentes” y que preferiblemente cada día serán más, las marcas tiene que cambiar su modo de comunicarse con ello. Ya no vale hago-mi-maravilloso-anuncio y tu te-lo-comes-con-patatas. Por tanto, estamos en un nueva era del marketing/branding/web 2.0/consumo….

  • Mertxe said:

    Donde pone preferiblemente tenía que poner presumiblemente, error al darle al correcto!

  • Mau Santambrosio said:

    Estoy totalmente de acuerdo con Mertxe. Lo has puesto my claro: como el mercado es diferente, el consumidor ha de ser diferente. Lo acepto así, en ese orden, pero no estoy muy seguro de la fórmula inversa (eso de que el consumidor ha cambiado y ha revolucionado el mercado con su cambio).
    Lo que ha cambiado es el contexto: el escenario y las reglas de juego. Los jugadores (marcas y consumidores) hacen lo que pueden para adaptarse a la nueva realidad. Algunos mejor y otros peor (por ambas partes).

  • Mau Santambrosio said:

    Respondiendo a tu pregunta, Mª Jesús, dices “una minúscula parte” y yo creo que casi todos. No sé si tanto la aparición responde a las necesidades, pero sí, seguro, su masificación (y democratización). ¿Crees que tweeter o facebook tendrían sentido (y éxito) si detrás no hubiera una necesidad de transcender los límites geográficos y físicos en las relaciones humanas? ¿Crees que tendrían sentido tantas marcas, por ejemplo de perfumes, si detrás no hubiera una necesidad de identidad individual? ¿o tantos blogs sin una necesidad de expresión?.

  • uberVU - social comments said:

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by mjalonso: @mausant contestado tu comment http://bit.ly/2MgZJM :-)…

  • Esther Gómez said:

    Ui ui ui, pero que hago conectada a estas horas en domingo. Un momento que me conecto y veo conversaciones tan interesantes y profundas. Pero a donde va a llegar nuestra adicción?
    Conciendo a mi abuela como la conozco, creo que era mucho más inteligente que yo a la hora de comprar. La diferencia es que ella adquiría el conocimiento a través de las relaciones humanas. De consumidores inteligentes habían antes y los hay ahora. La diferencia es la manera de adquirir ese conocimento, antes era a través de los chismorreos de mercado y ahora es buscando en Internet. ¿Por qué? Porque hemos perdido el concepto de “mercado” que había antes. Antes era más “sociable” ahora queremos que vuelva a ser igual (por eso el auge de las redes sociales).
    Creo que lo que ha cambiado es que antes las marcas satisfacían con sus productos a los consumidores, pero ahora con el auge de tantos productos y marcas diferentes, el consumidor tiene demasiadas opciones. ¿Eso es bueno o malo? Creo que bueno porque nos da la opción de seleccionar el producto que realmente necesitamos y nos gusta. Lo malo es que las marcas no se acercan al consumidor de la forma correcta. Aunque tenga el producto que necesitamos no nos lo hace saber como nosotros queremos. Sino que tira por la opción comentada por Mertxe hago-mi-maravilloso-anuncio y tu te-lo-comes-con-patatas. Es esto lo que debe cambiar en el mercado actual.
    Y me paro aquí porque los niños tienen ganas de salir y no me dejan escribir más.
    un abrazo.

  • javier velilla said:

    Interesante debate. Aunque tarde, trato de aportar algunas ideas complementarias. El mundo de mis abuelos era ancho y largo, es decir, basado por reglas físicas tradicionales. La digitalización creo que aporta una nueva perspectiva complementaria: profundidad. Los datos, datos y datos (esos valores 0 y 1 que gestionan los microprocesadores) suponen una nueva realidad (me encanta la expresión realidad aumentada) y permiten algunos comportamientos que hasta ahora no existían. Habéis hablado de consumidor inteligente, de inteligencia colectiva, de democratización y personalización…

    De todas maneras, también quiero hacer un alegato por la prudencia. Ninguna empresa de la época de mis abuelas (fuera Telefónica o Iberia) tenía tanto poder sobre nosotros como Google (que controla lo que es, lo que es importante y millones de datos). La gracia de Google es que es una marca enorme, global y poderosa que permite una experiencia de usuario única con cada búsqueda, que ofrece ciertas dosis de distinción y exclusividad en función de preferencias personales… Pero nadie conoce con certeza el algoritmo ni cómo funciona. Me atrevo a decir que, por ello, no es una marca sincera, transparente ni cercana. O no.

    Tampoco Apple, por citar otra Lovemark de la era 2.0, que no abre el código de sus programas y vincula el iPod con un equipo (y con sólo un equipo). Me parece que a veces hacemos la vista gorda y actuamos como embajadores de Google o iPod, aunque las reglas son las de siempre…

    Tal vez la clave es que hoy podemos hacer cosas nuevas que consideramos interesantes, pero no sé si el nuevo paradigma es técnico (digitalización) o relacional (con conversaciones entre marcas y personas). A partir de los datos del estudio Digital life 2006, la población entre 18 a 54 años dedica a los medios digitales 16 horas, mientras que a la televisión cerca de 13; a la radio, ocho; a los periódicos, dos (entre los de 36 a 54 años sube a tres horas); a las revistas, otras dos y al cine, una. Es un dibujo técnico (que abre muchas posibilidades), pero creo que el nuevo paradigma va más por esa línea.

    Seguimos!
    javier

  • Maria Jesus Alonso (author) said:

    Estoy completamente de acuerdo con los dos, las reglas del juego están cambiando y la tendencia es que siga así, por lo que poco a poco los jugadores se adaptarán.

    @Mau (último comment) creo que no me he explicado bien, lo que planteaba era sí, la necesidad de identidad de los consumidores había provocado la investigación y posterior aparición del nuevo escenario o si el nuevo escenario llegó y los consumidores le han encontrado un nuevo uso.

    En cualquier caso, partimos de la misma base, el consumidor tiene una necesidad que quiere cubrir y llegamos a la misma conclusión, ha habido un cambio de reglas a las que nos tenemos que adaptar.

    Cómo bien dice Mertxe, creo que lo importante y en lo que nos debemos centrar, es que el mercado es diferente y por tanto los jugadores deberían jugar diferente, ahi es donde nosotros podemos actuar!

  • Dani Seuba said:

    Gran gran debate.
    Veamos que puedo aportar. Para mi si hay un cambio.
    Nuestros abuelos actuaban de un modo local, compraban en el mercado del barrio y en las tiendas de alrrededor, sabían perfectamente cúal era la tienda buena porque lo comentaban con las amigas y en consecuencia tenían una capacidad de adaptactión.
    Nuestros Padres dejaron de lado lo local, digamos lo del barrio, y cogían sus coches a comprar de un lado para otro en la ciudad, que si hoy carrefour que si mañana alcampo… La oferta era unificada y encima habían perdido la referencia del comentario local.
    Ahora resulta que nosotros podemos ir a comprar donde queramos, físicamente y virtualmente, pero encima le podemos añadir el factor comentario. Podemos averiguar o investigar que piensan o opinas otras personas.
    Para mi internet en este escenario juega un papel de “facilitador” no tenemos porque preguntar a nuestra vecina pero podemos preguntar a internet y saber que merece la pena hacer 20 km para ir a cualqueir sitio.
    Las marcas pueden pelearse con eso, pero como díria Jaime, la clave es la experiencia, tiene que entender que al experiencia tiene que ser buena en cualquiera de los puntos en los que se accede a ella.
    UN saludo para todos :)
    pd: os he dicho que Javier Velilla me dejo tirado en un desayuno en Madrid porque se quedo dormido cual debilucho :P
    pd: el tacg cloud ese es muy grande pero despista!!!! o por lo menos a mi

  • Maria Jesus Alonso (author) said:

    @esthernet, exactamente, gracias a las nuevas tecnologias es mucho más sencillo, encontrar, comparar y escoger, lo que nos da una capacidad de decisión tan grande que a veces abruma.

    @javiervelilla la verdad es que a veces perdemos el norte con la “gratuidad” de google, y google no hace nada gratis, lo hace todo a cambio de información. El problema es que como no es “dinero” en sí mismo no le damos importancia y esto deberiamos pensarlo bien.
    Creo que estamos haciendo las cosas de forma diferente porque los cambios tecnológicos hacen que nos relacionemos diferente. Un claro ejemplo es esta conversación, quizas unos años atrás ni nos hubieramos conocido!

    @daniseuba es cierto, internet facilita la fluidez de la información y mucho, la adaptación y conocimiento del nuevo medio y sus reglas son el secreto para una rápida o lenta adaptación, sobretodo desde el punto de vista de marca.

    Muchas gracias por vuestras aportaciones, aprendo muchísimo de vosotros y me encanta! :)

  • Ignasi Pérez said:

    Muchas felicidades Maria Jesús por esta entrada tan interesante que invita a la reflexión y al debate por igual. También quiero dar las gracias a Mau, Mertxe, Esther, Javier y Dani por vuestros comentarios. Entre todos me habéis tenido todo el fin de semana con el móvil conectado a Internet como si estuviera siguiendo la final de un torneo de tenis.

    La cronología de las propuestas de lectura mensual del club de lectura “the Monday Reading Club” no podía ser más acertada.

    La lectura del libro “El Manifiesto Cluetrain” nos revela de forma clara y concisa cuales son las nuevas reglas del juego. Por su parte el libro “La economía longtail” nos da ejemplos de casos de éxito basados en las nuevas reglas de juego. Y “casualmente” el último libro seleccionado para el próximo evento del 30 de Noviembre es “La vaca púrpura” de Seth Godin donde podemos encontrar respuestas concisas a los nuevos paradigmas expuestos en los dos libros anteriores.

    Invito a todo el mundo a leer estos tres libros en el orden que el Club de lectura ha seleccionado. Sin lugar a dudas es una trilogía (de diferentes autores) inseparable para entender y poner en marcha todos los mecanismos necesarios para entender y adoptar los nuevos paradigmas del marketing 2.0.

    El aviso a navegantes de Seth Godin es revelador. Las empresas tienen que dejar de insistir en realizar grandes campañas de marketing de masas y centrarse en persuadir a los primeros adoptantes de los productos que ofrecen. El nuevo paradigma basado en la recomendación que Internet facilita con la viralidad de sus mensajes se encarga del resto y de esta forma nuestros productos llegarán a las grandes masas.

    La empresa Apple es un caso de éxito bien claro que ejecuta a la perfección este cambio de paradigma. Realiza unas Keynotes (Presentaciones) a los primeros adoptantes para que éstos divulguen por doquier las bondades de los nuevos productos. Hace menos de un mes Apple lanzó al mercado (en esta ocasión no hubo ni siquiera una Keynote, solamente actualizaron la página principal de su portal Web) los nuevos iMac con pantallas panorámicas de 21’5 y 27 pulgadas. Los entusiastas de Apple se apresuraron a divulgar a través de Twitter las virtudes del nuevo iMac en cuestión y las fichas de dominó fueron cayendo una tras otra haciéndose eco de la noticia blogs, foros y podcasts especializados en temática Apple ….

  • Maria Jesus Alonso (author) said:

    Hola Ignasi!
    Muchas gracias por animarte a dejar tu granito de arena. La verdad es que tienes razón Seth Godin es un gran gurú!
    Un abrazo

Leave your response!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.